“Es cierto que las mujeres podemos hacer las cosas más rápido”.


 

Las conductoras de camiones son ya una realidad

Al volante de un gran camión aparece el rostro joven de una mujer menuda. Un camión DAF con una llamativa pegatina de Mickey Mouse. Para Ada Wiacek es un pasatiempo, un trabajo diario y, últimamente, también un modo de hacer negocios.

Cada día es más común ver a mujeres conduciendo un camión. Se calcula que hay unas 3200 conductoras solo en Polonia. Lo que es más importante, los empresarios declaran que en este sector el rendimiento de las mujeres es tan bueno como el de los hombres: son trabajadoras, perseverantes, puntuales y tienen mejores habilidades sociales, lo cual resulta muy útil cuando se necesita diplomacia. “Es cierto que las mujeres podemos hacer las cosas más rápido. Cuando una mujer entra en una oficina, encontrar o descargar una rampa de repente ya no es un gran problema”, comenta Ada entre risas. Ella es conductora y copropietaria de Ligenza Transport.

"¿Puedes hacerlo? ¡Por supuesto que sí!"

Ada trabaja como copiloto con su prometido, Pawel Ligenza, y juntos recorren miles de kilómetros en un 480 HP DAF XF Pure Excellence blanco y rojo. Su pegatina de Mickey Mouse se reconoce desde lejos. Además, dirigen una pequeña empresa de reparto de recambios de coche que suele operar en el mercado español. Trabajan con contratos para Wichot Transport, su antiguo jefe, a quien no le importó que abrieran una nueva empresa. De hecho, les ofreció ayuda. “Tanto Pawel como yo empezamos a conducir de forma profesional cuando trabajábamos para esta empresa. Pawel tiene siete años de experiencia como conductor y yo tres. ¿Cómo empezó todo? Notaba que se me hacía cada vez más duro estar sin Pawel cuando trabajaba en la carretera, así que un día dije: "¡Ya estoy harta, voy a conducir contigo!". En ese momento, había un puesto libre en la empresa. Pawel le dijo a su jefe que tenía a la candidata perfecta para que fuera su copiloto. Al principio, el dueño de la empresa no podía creerlo, pero concertó una reunión conmigo que duró apenas tres minutos. Simplemente me preguntó: "¿Puedes hacerlo?", a lo que respondí: "¡Por supuesto que sí! Por eso estoy aquí”, comenta Ada entre risas, la primera mujer en trabajar en la empresa.  

Un aumento de las conductoras

Fue una novedad por aquel entonces, pero la situación ha cambiado con el paso de los años, tanto en las carreteras polacas como en las europeas. "A algunas personas puede sorprenderles, pero sinceramente no veo ninguna diferencia entre hombres y mujeres en lo que respecta al estilo de conducción o a la actitud hacia ellos en el sector. Hoy día, ya no hay una norma que clasifique las profesiones como estrictamente masculinas o femeninas. Muchos hombres son excelentes cocineros, peluqueros o empleados en salones de belleza. Suelo ver a mujeres conduciendo camiones varias veces al día, particularmente en Francia o en España, y a menudo hacen doble turno. Tengo las mismas responsabilidades que Pawel: conduzco, ayudo a descargar, cambio neumáticos, bajo la lona. A veces, tengo problemas con las vigas superiores, no porque sea mujer, sino por mi estatura (mido 1,54 m). Las últimas veces que he cambiado los neumáticos, he logrado batir el récord, consiguiéndolo en 40 minutos", afirma Ada.

La buena atención del concesionario

Hace un año, Ada y Pawel decidieron crear su propia empresa. La llamaron Ligenza Transport, y su antigua empresa estuvo de acuerdo en gestionar la logística, ya que a ambas partes les interesaba. “Sentíamos la necesidad de tener más independencia y el hecho de ganar más dinero también es un factor importante. Además, sabíamos que, incluso con un aumento de costes y una mayor responsabilidad, sería más rentable para nosotros”, afirma Ada. Reconoce que su concesionario fue fundamental para el crecimiento de su empresa. “Trabajan con vehículos y ofrecen servicios de asistencia a nuestro antiguo jefe. Por eso les pedimos ayuda y, finalmente, resultó ser una buena idea. No solo nos ayudaron a encontrar los fondos, sino que también evitaron una pequeña crisis financiera por nuestra culpa. La solución que encontramos no habría sido rentable a largo plazo. A día de hoy, valoramos mucho este tipo de ayuda, así como la tranquilidad de tener a alguien que no solo se preocupa por sus propios intereses, sino también por los nuestros. Ambos camiones DAF se enviaron con contratos de servicio, lo que nos ofrecía una tranquilidad absoluta. Solo tenemos que encargarnos de los conductores, los neumáticos y el combustible. Además, estos contratos nos han sido de gran ayuda; hasta en tres ocasiones los hemos utilizado ya. Hace poco, mientras estábamos en Alemania, se rompieron las correas trapezoidales; llamamos a ITS de DAF y en menos de dos horas estábamos de nuevo en la carretera. Es de agradecer que nuestro concesionario esté abierto a nuestras sugerencias y esté disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Solo tenemos que decirles lo que necesitamos y, en poco tiempo, nos ofrecen una solución”, comenta Ada.

DAF XF Pure Excellence, el transporte del futuro

Es posible que Ligenza Transport solo haya hecho negocios durante un año, pero ya tiene planes para las próximas inversiones. La empresa ya posee dos camiones 480 HP DAF XF con cabinas de alta calidad, y este año tienen previsto adquirir el XF SSC Pure Excellence. La joven pareja de copropietarios ya ha contratado a dos conductores y dos copilotos, y tienen la intención de seguir haciéndolo. Todos los camiones DAF tienen pegatinas relacionadas con los dibujos animados de Disney, una afición que comparte la pareja. Así que si ve un camión DAF con matrícula polaca y un Mickey Mouse, no dude en saludar: probablemente se encuentre Ada al volante.

Mejor servicio, mejor DAF